Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘carne’

Jesús dijo a los judíos: Yo soy el pan vivo bajado del cielo.

El que coma de este pan vivirá eternamente,

y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo.»

Los judíos discutían entre sí, diciendo:

«¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?»

Jesús les respondió:

«Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre

y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes.

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna,

y yo lo resucitaré en el último día.

Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.

El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.

Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida,

vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí» (Juan 6, 51-58).

 

Contemplación

El que me come vivirá por mí, dice el Señor. No se trata de un comer inconsciente, sino de un comer espiritual. Recibir la Eucaristía es comer un Pan que uno elige, rodeando de preparación y cuidado la comida (la misa) para saborearlo y gustarlo como un banquete especial, junto con toda la Iglesia, en cada comunidad.

Comulgar así, es una gracia del Espíritu Santo, que no solo hace espiritual al agua del Bautismo y al aceite con que somos ungidos en la Confirmación, sino que hace que la Carne de Cristo, el Pan de la Eucaristía y el vino consagrado que es verdaderamente la Sangre del Señor –derramada para el perdón de nuestros pecados- sean también comida espiritual, que nos hace “vivir por Jesús”: el que me come vivirá por mí.

Solemos separar a Jesús del Espíritu y más bien los deberíamos unir siempre y todo lo posible. La Carne del Señor, el que se nos dé como Pan y como Vino consagrados, hace que la vida que el Espíritu nos da, no sea solo una cuestión que captamos con la mente o con el corazón, sino que podamos “sentir y gustar” sensiblemente, masticando y bebiendo en un momento breve pero concreto que nos permite experimentar que “hemos tomado la comunión”. Pero al mismo tiempo es el Espíritu Santo el que hace que este acto físico, que no permite abstracciones ni espiritualizaciones vagas, que conecta el pan de la Eucaristía con el pan que comemos en casa y la Carne de Cristo con nuestra Carne –de modo preferencial con la Carne que necesita ayuda, la carne de los enfermos, de los pobres y desamparados de este mundo-, que este acto material de recibir una hostia consagrada, tenga un sentido mayor que el de tomar un simple alimento. Humanamente, comer un pedazo de pan y beber un vaso de vino, adquiere un significado diverso si uno sólo los toma como alimento rápido camino al trabajo o si los comparte en una fiesta familiar y de amistad. La comida es alimento material y al mismo tiempo concreta y sella una alianza espiritual. Así también comer la Carne del Señor, es alimento físico, viático que da energía para el camino diario y banquete de bodas, comida de alianza, adelanto del Banquete del Cielo.

El Espíritu Santo es el que inspira el sentido de cada comunión: hace que la comunión de la misa diaria sea alimento para la jornada, que la comunión del Domingo sea expresión de la unión con la familia, con la comunidad y con todo el pueblo fiel de Dios y que las comuniones en los momentos grandes, en el matrimonio o en las Fiestas de la Iglesia, sean comuniones de renovación de la Alianza con el Señor y con su pueblo.

Por eso tenemos que pedir al Espíritu saber comulgar bien, con un sentido espiritual, que hace de cada Eucaristía algo único. El cansancio o la rutina con respecto a la Eucaristía no tienen sentido si, simplemente, se pide la ayuda al Espíritu para comulgar. Otras ayudas, el Espíritu las da “como quiere y cuando quiere”, y como sus carismas requieren nuestra participación y el cultivo de sus gracias –que son siempre “la mitad”- a veces no los “recibimos” plenamente. Como además, toda gracia del Espíritu es para el bien común, el que no está en su puesto de trabajo y de servicio propio, elegido como vocación –o si está en el lugar a donde es llamado por el Señor, a veces haraganea o se distrae- tampoco recibimos “plenamente” las gracias que el Espíritu siembre y derrama abundantemente sobre toda la humanidad y la creación. Pero con la Eucaristía es distinto porque no se trata de recibir nosotros una gracia según nuestra capacidad y la del entorno en el que históricamente nos hemos situado, sino que se trata de que el Espíritu “haga brillar” al mismo Jesús, haga que su Carne de toda su energía y su Sangre todo su fervor. Es decir: la parte “subjetiva” espiritual que plenifica todo acto material, haciendo que despliegue toda su potencialidad, no es nuestra subjetividad sino la del Espíritu.

En definitiva, lo que digo es que no se puede comulgar bien con Jesús sino es con la ayuda del Espíritu Santo.

Al Espíritu le tengo que pedir todo: que me dé ganas de ir a misa y que me de gustarla y aprovecharla según Él desea para el bien común.

Si uno comulga sólo desde sus expectativas, por ahí su comunión es aburrida. Como cuando uno se sienta a la mesa en un banquete de otra cultura y solo come lo que le resulta conocido. Pasamos gran parte de la vida “comulgando solo con un Jesús “pan conocido” y nos perdemos todos los sabores que el Espíritu da a cada Eucaristía. Comulgar con la ayuda del Espíritu es comulgar “apostólicamente”, en orden a gustar y aprovechar cosas nuevas que serán fuente de vida para servir mejor a aquellos a los que somos enviados a evangelizar.

Probemos a comulgar rezando con el Ven Creador.

Digamos el Espíritu: “enciende con tu luz nuestros sentidos” para que el sabor de la Eucaristía nos traiga a la memoria el pan ázimo que el Señor consagró por primera vez.

Pidámosle: “infunde tu amor en nuestro pecho” para que al tragar la Eucaristía y sentir el calor del Vino consagrado, el camino que recorren desde nuestro paladar a nuestro estomago encienda de fervor nuestro corazón.

Roguemos al Espíritu: “fortalece con tu fuerza inquebrantable la flaqueza carnal de nuestro cuerpo”, para que la experiencia de estar en comunión con Cristo nos haga sentir y experimentar que “nada ni nadie podrá separarnos del amor del Señor” que el Espíritu ha infundido en nuestros corazones.

Solicitémosle “repele lejos a nuestro enemigo”. Que la Carne del Señor no deje hacer valer al mal espíritu esa “mala alianza” que estableció con nuestra carne. Si uno reflexiona bien, esto que decimos de “comulgar con la Carne del Señor ayudados por el Espíritu” tiene su contrapartida en el hecho de que es el mal espíritu el que utiliza la debilidad de nuestra carne para alejarnos del amor de Dios. Nuestra carne no se aleja de Dios naturalmente. Se desordenó por el pecado. Y aún en su desorden, tiene límites. Lo que no tiene límites es lo espiritual, que hace que nuestra ira no tenga medida –como sí la de un animal, que solo mata para comer- o que nuestra avaricia sea insaciable. La lucha, pues, no es entre carne y espíritu, así sin más. Es entre nuestra carne bajo el dominio del mal espíritu y nuestra carne –unida a la Carne de Cristo- conducida por el Espíritu Santo.

Que en la fiesta del Corpus, el Espíritu Santo nos enseñe a comulgar bien y nos quite la niebla de los ojos para que sepamos reconocer al Señor Jesús resucitado en cada partir el pan.

Diego Fares sj

Read Full Post »

captura-de-pantalla-2016-12-23-a-las-19-40-30

En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto,

ordenando que se realizara un censo en todo el mundo.

Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria.

Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen.

José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea,

y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.

Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre;

y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales

y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue.

En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz.

Ellos sintieron un gran temor, pero Ángel les dijo:

«No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo:

Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

Y junto con Ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial,

que alababa a Dios, diciendo: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!» (Lucas 2, 1-14).

 

Contemplación

La contemplación de Navidad debe ser sencilla. Porque la Palabra se hizo carne y entonces no tenemos que andar dando muchas vueltas para “bajarla a la realidad”. Porque ya bajó.

Más bien tenemos que partir de nuestra realidad, allí donde nuestra carne nos es más cercana: allí donde cada familia tiene a sus niños más pequeños, a sus bebés, los que han nacido en estos días; allí donde cada pueblo tiene a sus niños que vemos que sufren y necesitan ser atendidos inmediatamente, ya sea que se encuentren en una maternidad, en casa, en una barcaza en el Mediterráneo o en medio de un bombardeo en Alepo o en Mosul.

Como la Palabra se hizo carne y nació en un pesebre, hay que salir buscar los pesebres de hoy. No es complicado ni hay que buscar necesariamente los pesebres más lejanos o peligrosos. Por todos lados hay “pesebres”-situaciones precarias que sostienen la carne frágil de los niños-.

En realidad todas las situaciones de los niños son precarias, frágiles, necesitan constante atención y cuidado.

Y allí hay que ir. Con pañalitos para limpiar y abrigar, como la Virgen cuidando que las pajitas no pinchen al Niño. Con manos fuertes para consolidar el pesebre, como San José, con dos golpes que lo asientan y enclavijan bien.

Se pueden llevar también regalitos simples, como los de los pastores. O regalos más para elaborados y para el largo plazo, como el incienso o el oro de los Reyes Magos. Todo sirve.

Pero cada uno tiene que encontrar “su pesebre”, porque lo que la Palabrita que Dios tiene para decirle esta Navidad sólo la escuchará yendo a adorar allí y no en ningún otro lado.

Como la Palabra se hizo carne, el Evangelio hay que aplicarlo inmediatamente. Con un bebé –lo experimentamos- todo es “inmediatamente”: lavarlo, abrazarlo, amamantarlo, vestirlo, acunarlo…

Después la vida irá poniendo distancias entre la palabra y la acción. Al comienzo no. La carne requiere todo ya.

Y lo mismo pasa con la carne de los que tienen hambre, de los que tienen frío, de los que no tienen casa ni patria, de los que están solos: hay que atender su carne ya. No sirve hablar de problemas que vienen de antes ni de los plazos de la macroeconomía.

Eso es mentira.

Y la prueba es que las finanzas funcionan en un constante ya. Por eso es que el dinero se transforma en ídolo y es el estiércol del demonio. No porque vaya contra Dios en abstracto sino porque va contra el Dios que se hizo carne.   La instantaneidad del dinero –esa que hace que algunos ganen millones de dólares en segundos y otros no logren juntar un dólar y medio para entrar en el Indec como pobres en vez miserables-, roba el derecho a la instantaneidad que tiene nuestra carne cuando se ve en riesgo.

Porque en un instante se muere un niño, en un instante nace una vida.

Como la Palabra se hizo carne, habrá que arreglar las cosas de la carne, no las del espíritu. Lo que quiero decir es que no se trata de que nuestra carne haga una pausa y se vuelva un poco más espiritual, cantando algún villancico o elaborando alguna ingeniosa tarjeta de navidad.

Es totalmente al revés: de lo que se trata es de que nuestro espíritu se haga carne; de que nuestro espíritu, tan acostumbrado a “reflexionar” mirándose al espejo, vuelva la mirada a los demás; de que nuestro espíritu, tan despierto siempre para lo que le conviene a él, se abaje y se ponga a pensar cómo volverse más carnal en el servicio, en la misericordia y en la ternura.

Navidad es para que nuestra espiritualidad se encarne, no para que nuestra carne se espiritualice.

Pero para esto hay que salirse de esa discusión entre carne y espíritu y hay que entrar en el corazón. Entrar en nuestro corazón y en el de los demás, como quien entra en la gruta de Belén; sentir al Niño en nuestro corazón y en el de los demás, como recién recostado por su Madre en el pesebre.

La Palabra se hizo carne primero en el corazón de María y de José. Cuando se dice que María concibió primero en la fe, no se trata de una fe “mental” sino en la fe del corazón, allí donde se unifica la carne y el espíritu. Un corazón de madre y de padre intuye esto. Fuera del corazón, afirmar cosas como “la Palabra se hizo carne”, es algo muy extraño.

Si no ponemos el corazón, si no vamos al pesebre con el regalito de nuestro corazón en las manos, si no vamos a ponerle la oreja en el pecho para sentir cómo late su corazoncito (así dicen que rezaba el papá de Orígenes, después de bautizar a su hijito, poniéndole el oído en el pecho para escuchar a Dios en el latido de ese corazón), la Navidad termina siendo una fiesta muy extraña. Con algún plato de comida muy carnal y algún deseo de paz muy espiritual, con algún regalito muy carnal y alguna tarjeta con un pensamiento muy espiritual.

Si le ponemos el corazón, la comida, el regalito, el pensamiento y el deseo, serán palabra hecha carne. Pero carne como la del corazón!

Y todos sabemos –podemos sentir y gustar- que, cada uno en su corazón, es único y al mismo tiempo igual a los demás. Igual a todo ser humano. También a Jesús.

captura-de-pantalla-2016-12-24-a-las-8-53-08            Y gracias a él sabemos que nuestro corazón es igual al de nuestro Padre. E igual al corazón del más pequeñito recién nacido que llora reclamando a su madre (y también al corazón de los niños de Alepo, que como ven que lloran sus madres, ellos han dejado de llorar).

En el corazón no hay que separar las imágenes de los que sufren y las de los que ríen. Compartimos de corazón las alegrías y las penas, las esperanzas y los sufrimientos de cada corazón.

Padre Diego

 

 

 

 

Read Full Post »

María, la Mujer conectada

            Aleluia. María fue llevada al cielo; se alegra el ejército de los ángeles. Aleluia.

 María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.

Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Apenas esta oyó el saludo de María, dio saltos de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo y levantó la voz con gran clamor diciendo:

«¡Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿De dónde a mí esto de que venga la Madre de mi Señor y se me acerque a mi? Cuando escuché tu voz y tu saludo en mis oídos dio saltos de alegría el niño en mi seno. Feliz la que creyó que se van cumplir las cosas que le dijeron de parte del Señor».

María dijo entonces:

«Magnifica al Señor mi alma

y mi espíritu se regocija en Dios, mi Salvador,

porque Él miró con bondad la humildad de su servidora.

De ahora en adelante todas las generaciones dirán lo feliz que soy,

porque el Todopoderoso hizo grandes cosas a favor mío:

¡Santo es su Nombre!

Su Misericordia se se va derramando en cada generación

Sobre la gente pequeña que tiene santo temor de Dios.

Veo cómo Él hace ostentación de poder con su brazo:

Veo cómo dispersa a los que son soberbios en los proyectos mismos de su corazón; cómo derroca de sus tronos a los poderosos y eleva a los humildes;

Veo que colma de bienes a los que tienen hambre y despide a los que son ricos con las manos vacías.

Y toma bajo su amparo a Israel, su servidor, acordándose siempre de la misericordia, tal como se lo había anunciado a nuestros padres,

a favor de Abraham y de su descendencia para siempre.»

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa (Lc 1, 39-56).

Contemplación

 En la fiesta de la Asunción, el pasaje del evangelio que nos propone la liturgia no es el de la partida de María sino el de su Visita a su prima Isabel. Desde la Anunciación, María es la mujer conectada. Con Jesucito en su seno, que llena desde el comienzo todo su corazón y ensancha su mirada, María se ha conectado con todos. Apenas se escucha su voz ya se sabe que es ella.

En el seno del pueblo fiel, entre la gente más sencilla, se expresa bien esto que todos sentimos: con María cada uno y todos juntos nos comunicamos sin dificultad. Hay banda ancha, mensajitos gratis, comunicación directa. Es bueno hacerlo conciente porque es la gracia más linda que nos regaló el Padre junto con Jesús. Es una gracia para el “ahora y para la hora de nuestra muerte” como rezamos tantas  veces en el Avemaría.

Jesús es la Palabra, pero la tonada es de María. Y el hecho de que María haya llevado al Señor en la panza y en ese estado de gravidez se haya dado el encuentro con Isabel, en el que esta percibe la presencia del Salvador en la voz de su prima y amiga, es modelo y tipo de cómo se establece nuestra comunicación con Jesús. La encarnación y embarazo de la Madre de Dios no es un servicio pasajero para que luego venga lo importante, que Jesús se desenvuelva solo entre la gente y vaya predicando su Palabra. La Palabra hecha carne hace vibrar de alegría la voz de María y hace dar saltos de alegría a Juan en el seno de Isabel. Todo en María es ámbito de resonancia para Jesús Palabra. Se hizo carne es “se hizo María”. La carne no es envoltorio ni cáscara. Nuestra carne es carne espiritual y el “techo” de este misterio (que más que techo es cielo abierto) lo contemplamos en Jesús en el seno purísimo de María. Por eso la “Asunción” no es una “ascensión”, como si algo de esta tierra fuera llevado a otra parte, a lo alto del cielo. Es asunción porque lo que el Señor “Asumió”, la carne de su Madre, lo termina de Asumir haciendo que “allí donde Yo estoy estén también ustedes”, como promete en Juan. El misterio de la Asunción termina de revelar lo que hizo el Hijo al “bajar” a este mundo y venir a habitar en el seno de María. Lo que hizo no fue “bajar” sino más bien “hacer subir” al mundo en María al Cielo. Cuando uno se inclina y baja para alzar a un bebé la intención es de subirlo, no de quedarnos abajo: lo que uno hace es atraerlo hacia la altura de su corazón. Asumir es abajarse para enaltecer al otro.

María lo expresa en el ritmo mismo de su Magnificat: sintiendo a Jesús dentro de ella su carne se eleva y se ensancha su corazón. Ve a Dios como el que “eleva a los humildes”. Lo siente como un Padre que se inclina hacia su pequeñez y la envuelve con su infinita misericordia.

Y lo más lindo es ese ensanchamiento que experimenta María, que hace que nos sienta incluidos a todos. No es que María haya sido bendecida y, luego, comienza a “pagar” esa gracia siendo buena con los demás. Al experimentar la gracia en su carne, como la carne es común a todos, María nos “siente” agraciados a nosotros, sus hermanos en humanidad. Ella expresa lo que acontece en “toda carne” viviéndolo en plenitud en la suya particular. Isabel expresa este “contagio” –porque es propio de la carne poder contagiarse- de alegría. El anuncio le viene de afuera –el saludito lindo de María (“!Hola! ¡Isabel!!!)- pero se conmueve la carne que lleva dentro de su carne, salta de alegría su hijo. La conexión está establecida. María se conecta “carnalmente” con toda carne. Y su carne espiritualizada, no sólo por su propio espíritu, sino por el Espíritu Santo y el Hijo, espiritualiza toda carne. Se palpa por los frutos. Uno se acerca a María y queda espiritualizado. Pero no “intelectualmente” sino carnalmente espiritualizado: uno sale sonriente, más tranquilo, viendo las cosas distinto, más transfigurado. Uno camina más decidido, con esperanza. Siente ganas de comunicarse con los suyos, de rezar por los demás.

Una experiencia fuerte que tenemos en Luján (por decir en un lado especial) es la de entrar, mirar a la Virgen y pasar a estar conectados con todos. A uno le empiezan a subir al corazón nombres de personas y uno reza por todos. Ante María nos conectamos. En la Basílica la gente se mueve distinto, cada uno encuentra su espacio y fluye entre los demás sin apuro, sin mirar a un fin, a algo que tiene que hacer e irse. Uno se mueve en la Basílica como queriendo quedarse, demorando la partida, sintiendo pena de tener que irse. Uno se mueve ascendiendo. Mientras va o viene en medio de la gente, el corazón como un globo tira para arriba.

María tiene fuerza ascensional. Dinamiza nuestra carne hacia arriba. Alza la mirada, levanta la sonrisa, hace que suba el pecho tomando aire profundo… Levanta los brazos para saludar y alabar…

En este día tan lindo de la Asunción de María en carne –en cuerpo y alma- al cielo, nos dejamos levantar como tomados de su mano, como prendidos a sus ojos, como alzados en brazos por nuestra Madre. Que cada uno se deje llevar por las pequeñas asunciones de María: siendo asumidos en ella por el Padre, dejando que nos “pesque” Jesús con sus anzuelos y que el Espíritu se pose y nos encienda el corazón para que suba como la luz de una velita…

Que como Isabel nos sintamos alegrados por la visita de María, que bajando a visitarnos nos asume consigo y nos enaltece. Su venida asume nuestras penas y los estremecimientos de nuestra carne y les insufla Espíritu de Jesús. María hace que nuestra carne se cristifique, se eucaristice, se vuelva más como la de Jesús. Conectarse con Ella es como comulgar. Conectarse con ella es sentir la alegría de la Encarnación, de que Dios habita en nuestra tienda y camina nuestra historia. Conectarse con ella es asumir la carne de nuestros hermanos más dolientes y desamparados. Conectarse con ella, la mujer conectada, es conectarse con el Padre nuestro y con todos los hermanos.

Diego Fares sj

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: